Implicaciones de ser socialmente responsable con mi capital humano.

Desde mediados del siglo XX, el capital humano ha comenzado a ser visualizado por las organizaciones como un recurso clave y fundamental. Sin su presencia no existirían las empresas, no se realizarían actividades y no se lograría la satisfacción de los clientes y consumidores.
Actualmente para los empresarios, apoyar al capital humano se ha vuelto tan indispensable como contribuir con el bienestar de la sociedad. Esto ha implicado la revisión y concientización de la trascendencia del ámbito interno de las organizaciones.
Tal y como señala Manuel Carneiro Caneda en su  “Guía de responsabilidad empresarial interna y recursos humanos“: …es precisamente desde ahí…donde surgirá la denominada Responsabilidad Social Empresarial Interna,… que se refiere en primer lugar a cuestiones relativas a la gestión e inversión en Recursos Humanos, a la salud y seguridad en el trabajo, y a la gestión del cambio y sus implicaciones. En segundo lugar, se interesa por las consecuencias medioambientales de las decisiones empresariales, las prácticas y la gestión de los recursos naturales utilizados en la producción, especialmente si afectan a los trabajadores.
Las empresas en nuestro país han ido asumiendo voluntaria y espontáneamente la responsabilidad social como parte de su planificación estratégica, trascendiendo las obligaciones y aportando al contexto social mayor apoyo del que establecen las leyes. Esta postura, aún cuando inicialmente haya surgido voluntariamente, se ha ido convirtiendo en un importante factor para lograr una diferenciación y contribuir a un clima laboral saludable, logrando un aumento en la rentabilidad del negocio.
En el siglo XXI, el mundo ha estado dominado por el conocimiento y por la importancia del factor humano, en una “sociedad del conocimiento y del talento” donde las organizaciones son espacios que generan información y contenidos, creados estos por personas que representan la marca y la imagen corporativa, razones por las cuales no pueden permanecer aisladas a las repercusiones sociales, tanto internas como externas, de sus actividades.
En conclusión, la Responsabilidad Social Empresarial Interna demanda una nueva orientación aplicable y en línea a la gestión del capital humano en las organizaciones, nos estimula a alcanzar un compromiso consciente y coherente con la finalidad de la empresa, tanto en lo interno como en lo externo, considerando los intereses de todos sus grupos de interés y trabajando activamente en la construcción del bien común.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s